Estudio Previo

Cuando queremos adaptar un espacio a su usuario, el primer servicio que ofrecemos es el estudio previo.

Consiste en evaluar el espacio, así como hablar con el cliente para saber qué quiere, que necesita, qué espera, así como que es lo que no quiere y/o no necesita (tan importante como lo anterior o más), en definitiva, se trata de hacer una fotografía de lo que tenemos y ver a dónde queremos llegar.

Hacemos una entrevista personalizada y analizamos todos los datos, tanto los aportados por el cliente como los que aporta el espacio.

En nuestra entrevista no solo hablaremos de conceptos, gustos, tendencias, necesidades, colores, etc. rellenaremos la agenda de necesidades, a partir del cual elaboraremos el proyecto, pues en este documento se reflejará la personalidad del cliente y sus necesidades.